Saltar al contenido

Como podar un ficus benjamina

abril 13, 2022

Poda del Ficus ginseng

Es importante saber cuándo es el mejor momento para podar un ficus llorón. Hay que tener en cuenta varios factores a la hora de tomar la decisión de cuándo podarlo.La poda de este ficus debe realizarse al menos una vez al año para que la planta crezca sana y fuerte. De este modo, podremos asegurar mejor su futura floración. Esta planta necesita un riego moderado, por lo que debemos evitar encharcar su sustrato. También tendremos que aportar abono periódicamente y colocarla en un lugar con suficiente luz para su desarrollo. Por lo general, la higuera llorona debe podarse en otoño o al final del invierno, justo antes de la primavera. La decisión de cuándo podar un higo llorón dependerá de las condiciones climáticas a las que esté sometido su ficus. Si lo tiene como planta de interior, lo mejor es podarlo en otoño. El otoño también es la mejor época si mantiene el ficus en el exterior, pero vive en un clima suave sin heladas. Si tienes un ficus llorón de exterior que se mantiene a temperaturas que a veces bajan de cero, entonces es mejor esperar hasta el final del invierno para podarlo. Por supuesto, si su ficus tiene hojas muertas o enfermas, no espere a eliminar las partes afectadas. Las hojas enfermas tendrán un aspecto demasiado seco, mohoso o con manchas marrones o amarillentas.

Poda de bonsáis

Tanto si crecen en el interior como en el exterior, los ficus son plantas hermosas y de bajo mantenimiento. La poda rutinaria es una buena manera de mantener su árbol fuerte y robusto. La poda o recorte puede mejorar la salud y el aspecto de la planta al reducir las zonas que crecen demasiado, recortar las ramas enfermas o dañadas y fomentar un crecimiento más completo. Con las técnicas de poda adecuadas, el follaje de tu ficus tendrá un aspecto más completo y atractivo.

->  Arboles de sombra baratos

Resumen del artículoLos ficus son plantas hermosas y fáciles que crecerán fuertes con una poda rutinaria. Poda tu ficus en primavera, verano u otoño. Para una poda más extensa, espera hasta el invierno, cuando la planta está inactiva. También querrás cortar las ramas enfermas, rotas o muertas siempre que las veas. Como la mayoría de los ficus excretan una savia lechosa tóxica que puede irritar la piel, usa guantes gruesos para podar. Para fomentar un mayor crecimiento, recorta directamente por encima de las cicatrices de las hojas, que son pequeñas marcas redondas en las que la planta crecía originalmente. Si podas las ramas más grandes o haces varios cortes, pon pasta de corte sobre la zona recortada para ayudarla a cicatrizar y protegerla de enfermedades y plagas. Para más consejos de nuestro coautor de Horticultura, incluyendo cómo dar forma a tu ficus, sigue leyendo.

Poda del Ficus elastica

El ficus es una de las plantas de interior más populares. Es precioso en el hogar o en la oficina, ya que limpia el aire que nos rodea a la vez que añade un exuberante esplendor verde. Tanto si siempre has querido cultivar un ficus como si quieres explorar variedades únicas, esta guía de cultivo es perfecta para ti.

->  Decoracion de patios andaluces

No es de extrañar que el árbol Ficus benjamina sea reconocido como una de las plantas de hoja perenne más elegantes de nuestro tiempo. Conocido como el árbol oficial de Bangkok, es originario de Asia y del norte de Australia. El ficus es conocido en esos lugares como un gran árbol ornamental, con flores y un hábito de crecimiento vigoroso. En la naturaleza, no es raro ver estos árboles que alcanzan unos enormes 80 a 100 pies de altura.

Se cultiva en interiores en zonas menos tropicales, de ahí su gran popularidad en la industria de las plantas de interior. De hecho, su fama ha crecido al mismo ritmo que nuestro deseo de crear un refugio interior más saludable y ecológico.

Cuando se cultiva en el interior, el Ficus benjamina (también conocido como «higo llorón» en su nombre común), proporciona una profusión de hojas ovaladas y brillantes de color verde intenso con una forma elegante y ramificada. Los árboles de interior alcanzan unos modestos tres metros de altura. Esto los hace perfectos para crear una «pantalla verde» y un elegante punto focal en su casa.

Propagación del Ficus benjamina

El ficus (Ficus benjamina) es una planta que puede alcanzar la grandiosa altura de 30 metros (98 pies) en su hábitat natural. Sin embargo, es más frecuente que el ficus se mantenga como planta de interior en maceta. El ficus tolera muy bien tanto las condiciones de interior como las de exterior. En cuanto a su aspecto, la planta tiene ramas que se doblan con gracia, lo que le ha valido el apodo de higuera llorona. Estas ramas tienen hojas brillantes y ovaladas con puntas que se estrechan hasta llegar a una punta delgada. Como todas las especies de higuera, el ficus puede producir frutos. Sin embargo, no se suele consumir, aunque es comestible.

->  Pinturas para madera exterior

Las principales razones para podar un ficus son mejorar su forma e inhibir su crecimiento. El ficus típico de interior tiene un tronco expuesto con una copa frondosa que tiene una forma más o menos redondeada, como la de un arbusto. El ficus se acondiciona y recorta fácilmente para que tenga esta configuración; sin embargo, no es del todo natural. En la naturaleza, un ficus suele extenderse algo más y tiene una cantidad de miembros inferiores no conformes, lo que le confiere un aspecto más tupido y menos cuidado. El ficus típico de interior tiene una forma que acentúa y exagera este diseño ya de por sí atractivo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad